Imprimir

La fundición como artesanía del arte

Escrito por Redacción Iberarte el . Publicado en Escultura

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Plataforma Artística José Luis PonceGrandes nombres de la historia del arte español, grandes obras del siglo XX que escriben la historia de la Fundición Taller de Arte José Luis Ponce, que cumple cincuenta años  y que se convierte en La Plataforma Artística José Luis Ponce.

MADRID:-Hoy, tras medio siglo de trabajo, este espacio de creación da un paso más, convirtiéndose en La Plataforma Artística José Luis Ponce. Innovación, tradición y nuevos mercados, una apuesta hacia el futuro para creadores, galeristas, comisarios y coleccionistas.

Entre sus objetivos: ser lugar de encuentro donde confluyan los diferentes sectores del arte. Situada la fundición desde su inicio en el madrileño pueblo de Paracuellos del Jarama, en las instalaciones de La Plataforma Artística José Luis Ponce, conviven técnicas tradicionales como fundición en bronce, taller de chapa o restauración con modernos sistemas de corte al agua o ampliaciones en 3D.

Cada pieza –ya sea obra pública o medallas conmemorativas, conlleva un estricto proceso que empieza con la elaboración del molde, la fundición, el repaso y la pátina. Todo realizado a mano, con métodos tradicionales que tienen su origen en el Renacimiento. Los escaneos en 3 dimensiones o el corte al láser unen el pasado con el futuro llevando la creación artística a otras dimensiones o realidades.

Plataforma Artística José Luis PonceUna nueva generación de responsables mantiene el buen hacer de la familia Ponce, custodiando la pléyade de artistas que han configurado su historia. Hoy se proponen seguir apoyando el arte más emergente, incorporando nuevas técnicas y abriendo nuevas líneas de negocio.

JOSÉ LUIS PONCE

Perteneciente a una familia dedicada a labores de fundición desde 1955, José Luis Ponce (Madrid, 1948) empieza a aprender el oficio a los catorce años. Es el año 1962 y compagina su trabajo de aprendiz con sus estudios de delineante con el ingeniero austríaco Frank Comberger. Tres décadas más tarde asume la máxima responsabilidad abriendo el taller a nuevos lenguajes artísticos y abriendo mercados internacionales.

En esta etapa ejercerá la presidencia dando paso en la dirección a una tercera generación. En una primera etapa, la fundición se va ligando cada vez más al mundo del arte, principalmente gracias a la relación que mantienen con el escultor Pablo Serrano. Comienzan a trabajar con los artistas del grupo “El Paso”: Gerardo Rueda, Rafael Canogar, Juana Francés o Eusebio Sempere, iniciando paralelamente una relación laboral con galerías míticas como Juana Mordó o Theo.

En los años 70, se incorpora una nueva generación de artistas entre los que se incluyen Eduardo Arroyo, Berrocal, José Luis Sánchez, Amadeo Gabino, Lorenzo Frechilla, Marcel Martí o Rosa Serra. A través de esta última, se inicia una estrecha colaboración con el Comité Olímpico Internacional, liderado por Juan Antonio Samaranch, para quienes funden una serie de piezas que componen parte de la colección olímpica repartida entre sus distintas sedes.

Los años 90 suponen el comienzo de una nueva etapa con un proyecto personal, durante el cual José Luis mantendrá la relación con todos sus artistas y añadiendo una treintena de creadores de Portugal y Brasil,  entre los que destacan Jorge Vieira o Crucero Seixas. Su amistad de 30 años con galeristas como Soledad Lorenzo u Oliva Arauna ha propiciado trabajos con José María Sicilia o Chema Alvar González.

Ya en el nuevo siglo, José Luis Ponce comienza apoyando una nueva generación de artistas como Alicia Martín, Ricardo Calero o Esther Pizarro, añadiendo nombres importantes del arte emergente como Marlon de Azambuja, Françoise Vanneraud, Avelino Salas y Xavi Muñoz.
Las obras fundidas por el taller se pueden encontrar en países como China, Singapur, Suiza, Gran Bretaña, Francia o los Estados Unidos.

                                                     {youtube}HJsMAqJhGjg{/youtube}